cubaopina
Informacion sobre Cuba y el resto del mundo


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [43] Sindicar categoría

Archivos
Junio 2020 [11]
Marzo 2020 [5]
Enero 2020 [8]
Abril 2019 [2]
Marzo 2019 [3]
Febrero 2019 [5]
Diciembre 2018 [3]
Octubre 2018 [1]
Septiembre 2018 [5]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Junio del 2020


El coronavirus podría 'infectar' la economía mundial

El coronavirus podría 'infectar' la economía mundial y causar pérdidas de más de 1 billón de dólares

[22.02.2020]- Actualización 11:30 am de Cuba

Un estudio de Oxford Economics también prevé una reducción del crecimiento del Producto Interno Bruto de China del 6% al 5,4% durante este año.

El brote de coronavirus que ya ha causado más de 2.000 muertes tendrá también efecto sobre la economía, ya que se han reducido las perspectivas de crecimiento de China y se advierte que el Producto Interno Bruto (PIB) mundial también se verá afectado.

Para analizar la situación, especialistas de la consultora Oxford Economics trazaron dos escenarios para este año, teniendo en cuenta que la enfermedad se convierta en pandemia. En el primero de ellos, con el coronavirus extendiéndose por Asia, el PIB mundial caería unos 400.000 millones de dólares durante este año, lo que equivale al 0,5%.

En la segunda proyección la caída sería aún mayor, ya que si el coronavirus se convierte en pandemia global, el PIB global se contraería 1,3%, por un total de 1,1 billones de dólares, lo que equivale a la pérdida de un PIB completo de Indonesia, la decimosexta economía mundial.

Según explicaron los analistas, este retroceso del PIB mundial obedece a la disminución del consumo discrecional y del turismo, lo que tiene "efectos en los mercados financieros y una inversión más débil".

Respecto de la situación de China, la proyección para este año apunta a un recorte del crecimiento, que pasaría de los 6 puntos del año pasado a 5,4; mientras que advirtió sobre el "efecto escalofriante" que el cierre de fábricas del gigante asiático ya tuvo en países vecinos y en compañías que tuvieron problemas para obtener los productos que necesitaban.

(RT)

Por michaelrogelio - 21 de Junio, 2020, 4:57, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

La batalla económica(III)

La batalla económica y frente a la COVID-19 en la Cuba actual (III)

| 6 |

Cuba cuenta con un importante desarrollo de la industria farmacéutica. Más del 63% de los medicamentos son de producción nacional, incluyendo especialmente los de alta tecnología y base biotecnológica.. Fogo: Omara García Mederos/ ACN.

La compleja situación económica que el país debió enfrentar desde inicios de 2020, se vio reforzada con la irrupción de la COVID-19 a partir de los primeros casos que se registraron el 11 de marzo.

La siguiente cronología refiere los momentos más importantes de la evolución de la pandemia y su enfrentamiento:

–Marzo 11- Se detectan los primeros casos. Se inicia la primera fase del enfrentamiento como fase preepidémica, luego de un período de preparación de condiciones que comenzó desde inicios del año.

–Marzo 20- Se decide adelantar medidas de las fases 2 (transmisión autóctona limitada) y 3 (epidémica). Se enfatiza en el aislamiento social, el uso de nasobucos y la higiene de las manos como medidas preventivas obligatorias.

–Marzo 23- Se activan los Consejos de Defensa provinciales en composición reducida. Se suspenden todas las actividades educativas por un mes. Se suspende el transporte interprovincial en ómnibus, trenes y aviones.

–Marzo 24- Se regulan las fronteras limitándose la entrada y salida del país. Se cierra el país al turismo internacional y se regula la salida escalonada de unos 60 000 turistas que se encontraban en Cuba. Solo ingresarían al territorio nacional ciudadanos cubanos y residentes extranjeros permanentes.

-Marzo 27- Se produce el primer evento de transmisión local limitada. Se inicia la aplicación de cuarentenas en consejos populares de diversas provincias por 14 días.

–Abril 7- Se inicia la fase 2 de enfrentamiento a la COVID-19.

–Abril 9- Se paraliza todo el transporte público en el país. Se reordena la red de tiendas de venta minorista. Se acelera la venta virtual de productos en las TRD.

–Mayo 5- El Consejo de Ministros aprueba un ajuste del Plan de la Economía 2020 y las indicaciones para la elaboración del plan y presupuesto del 2021. En esta fecha también se establecen nuevas regulaciones para limitar la circulación de vehículos estatales. Se paralizan 30 196 equipos.

–Mayo 9- En sesión extraordinaria del Consejo de Ministros, se aprueban las indicaciones para la elaboración de la estrategia económica a implementar en la etapa de recuperación post-COVID-19 y en función de fortalecer la economía cubana.

En el desarrollo de la enfermedad y su enfrentamiento, se han podido apreciar, desde el primer momento, las favorables condiciones que presenta Cuba para el enfrentamiento exitoso a la COVID-19 y que –sintéticamente– incluyen los siguientes elementos:

–Capacidad de dirección del país, caracterizada por un sistema de planificación y asignación centralizada de recursos, a lo que se añade la presencia de la más alta instancia de Gobierno en la dirección del grupo de trabajo temporal intersectorial creado para el enfrentamiento a la crisis, con una información diaria detallada en los medios de difusión sobre las medidas que se adoptan y sus resultados inmediatos. Ello permite transmitir orientaciones y conocimientos para lograr el consenso de la población en respaldo a las tareas planteadas, con el apoyo de una amplia red de organizaciones sociales y de masas.

–Amplio e inclusivo sistema de protección social. El sistema de seguridad social en Cuba –según datos del 2018– cubre al 100% de los trabajadores y brindó protección a 1 670 502 jubilados, que cobraron una pensión media de 303 pesos mensuales, todo ello a un costo de 5 683 millones de pesos, lo que representa el 5% del PIB. Por su parte, el sistema de asistencia social benefició a 181 355 personas en 114 416 núcleos vulnerables, con una cobertura del 19% de los mismos.

–Fuerte sistema de salud pública estructurado desde el consultorio del médico de la familia, en la comunidad, hasta hospitales especializados, contando –según datos del 2018– con 95 487 médicos, 85 732 enfermeras y enfermeros, así como una relación de nueve médicos por cada 1 000 habitantes. El presupuesto del Estado asignó en el 2018 fondos por 10 531 millones de pesos al sector, lo que representó el 10.5% del PIB.

Adicionalmente se cuenta con un importante desarrollo de la industria farmacéutica. Más del 63% de los medicamentos son de producción nacional, incluyendo especialmente los de alta tecnología y base biotecnológica. Entre los indicadores básicos de salud, el país cuenta con una tasa de mortalidad infantil de cinco por 1 000 nacidos vivos en 2019, con una esperanza de vida al nacer de 78.45 años.

–Reservas de productividad y eficiencia, especialmente en la producción nacional de alimentos, con una potencialidad para sustituir entre el 30 y el 40% de las importaciones. Actualmente se importa el equivalente al 39% del insumo calórico y el 55% del insumo proteico de los consumidores.

–Amplio y efectivo sistema de defensa civil, con larga experiencia en el enfrentamiento de situaciones extraordinarias.

–Capacidad y voluntad política para lograr una inclusión más eficiente del sector no estatal en el desarrollo del país. Este sector aporta un estimado superior al 20% del PIB en el país y agrupa alrededor del 31% de las personas ocupadas.

–Potencial para incrementar los recursos en moneda libremente convertible a disposición de la economía nacional y su utilización más eficiente para enfrentar el desarrollo del país y las situaciones extraordinarias.

En medio de la compleja situación sanitaria que se ha enfrentado en el primer trimestre del año, el país logró cerrar acuerdos para inversión extranjera directa que cubren compromisos por 600 millones de dólares y se encuentran en proceso de gestión otros 1 000 millones.

(Continuará)

Por michaelrogelio - 21 de Junio, 2020, 4:54, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

contracción de la economía mundial

Banco Mundial: La COVID-19 causará una contracción de la economía mundial del 5,2%

| + |

Foto: Forbes Centroámerica.

Este lunes el Banco Mundial advirtió que la pandemia del coronavirus provocó un golpe "rápido y masivo" que hundió a la economía mundial en la crisis más extendida desde 1870.

El organismo espera una contracción de la economía mundial del 5,2% en 2020, con una caída del PIB en Latinoamérica del 7,2%.

"La pandemia representa el mayor golpe económico que el mundo ha experimentado en décadas, provocando un colapso de la actividad global", explicó el Banco.

La contracción de la economía mundial llevará a la peor recesión en 80 años pero la caída del producto bruto per cápita es la más extendida desde 1870 debido al número de países afectados.

Esta crisis puede arrastrar a entre 70 y 100 millones de personas a la pobreza extrema, una cifra mayor a la estimación previa del banco que proyectaba que 60 millones de personas estaban en riesgo.

La pandemia del coronavirus -detectado a finales de 2019 en China- ha dejado cerca de 400 000 muertos, según un conteo de la AFP.

Para frenar el contagio y tratar de evitar un desborde de los sistemas de salud, numerosos países decretaron un confinamiento que tuvo efectos severos en la economía.

Según las previsiones del BM, China registrará un crecimiento de 1%, en contraste con la contracción de 6,1% en Estados Unidos, de 9,1% en la Zona Euro y de 6,1% en Japón.

El Banco estimó que este golpe va a ser más fuerte donde la pandemia ha sido más severa y en los lugares que dependen más fuertemente del comercio global, el turismo, las exportaciones y el financiamiento exterior.

En Brasil - el tercer país con más muertos después de Estados Unidos y el Reino Unido, con cerca de 36 500 fallecidos - el Banco Mundial espera una contracción de 8% del PIB, mientras que para Argentina la entidad proyecta una retracción del PIB de 7,3% y de 7,5% para México.

El banco destacó que el impacto en América Latina es más pronunciado que el desplome sufrido durante la recesión financiera global de la década pasada o durante la crisis de la deuda de la década de 1980.

La abrupta desaceleración en Estados Unidos y en China perturbaron la cadena de suministros para México y Brasil, y provocó una aguda caída de las exportaciones en países como Chile y Perú, explicó el Banco.

En Centroamérica, el choque llegó mediante la severa contracción en Estados Unidos que afectó el comercio y las remesas de migrantes. En México y el Caribe el golpe también llegó por el hundimiento de la industria del turismo.

El Banco espera una contracción del PIB per cápita en un 90% de los países emergentes y teme que esto arrastre a "millones de personas a la pobreza".

El informe advirtió que los mercados emergentes recibirán además el golpe de un crecimiento más débil en China y de un colapso de la demanda global de materias primas, especialmente del petróleo.

"El promedio de los países en desarrollo es más vulnerable al estrés financiero ahora que antes de la crisis global de 2007-2009", estimó la entidad multilateral que explicó que hay un mayor endeudamiento de gobiernos y del sector privado y un mayor déficit fiscal.

El Banco advirtió que existen riesgos "excepcionalmente elevados" de que en caso de que haya un repunte de la pandemia o que se tarde en controlar el avance del virus, el PIB mundial ceda hasta un 8%.

"Las perturbaciones (...) podrían forzar a las empresas a cesar sus actividades", constató el BM.

Esta crisis puede dejar "cicatrices" que impliquen que la recuperación puede ser insuficie nte para volver a los niveles que se proyectaban antes de la pandemia, señaló la institución que llamó a impulsar reformas para mejorar las perspectivas de crecimiento.

"El daño económico de la pandemia puede ser duradero ya que va a tomar un tiempo considerable reparar los daños en el mercado laboral, la cadena de valor, las hojas de balance (de las empresas) y restaurar la confianza del consumidor", concluyó.

Pese a que hay una tasa de crecimiento mundial prevista de 4,2% para el
próximo año, el Banco advirtió que en muchos países la crisis provocada por la COVID-19 debería pesar sobre el potencial de crecimiento en los próximos años.

Para América Latina el Banco espera que la recuperación lleve a un crecimiento de 2,8% en 2021, con considerables riesgos, incluyendo una reanudación de la ola de protestas del año pasado.

(Con información de AFP)

Por michaelrogelio - 21 de Junio, 2020, 4:29, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

América Latina en terapia económica

América Latina en terapia económica

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone
Fuentes: Rebelión

La pandemia del coronavirus acabó de destapar los graves problemas que ha provocado la globalización neoliberal con la proliferación de privatizaciones impuestas en América Latina junto a la reducción en los gastos públicos que ha dejado a la gran mayoría de su población en un limbo de necesidades.

Un estudio del Banco Mundial (BM) indica que los efectos de las medidas impuestas para combatir la COVID-19 dejarán una secuela duradera en la economía mundial, debilitando la inversión, la innovación, el empleo, la educación, el comercio, las cadenas de suministro y el consumo.

El organismo asegura que las economías en desarrollo con sistemas de salud débiles y aquellas que dependen en gran medida del comercio mundial, el turismo o las remesas del exterior, así como las que se basan en exportaciones de productos básicos, serán particularmente afectados.

David Malpass, presidente del BM dijo que el alcance y la velocidad con que los cierres económicos han devastado a los pobres en todo el mundo no tienen precedentes en los tiempos modernos y para América Latina auguran una caída de menos 7,2 %.

Otro informe presentado por Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), augura que la caída económica en la región será de -5,3 % (la peor contracción desde 1930), un desplome en el comercio de -15 %, y aumentos en el desempleo, la pobreza y la desigualdad, entre otras consecuencias.

La CEPAL calcula que en 2020 la pobreza en América Latina y el Caribe se elevará al menos 4,4 % (28,7 millones de personas) comparado con el año anterior, lo que llevará a 214,7 millones de personas a sobrevivir en situación de pobreza (34,7 % de la población regional).

A grandes rasgos, cinco de las mayores economías regionales caerán en picada: Brasil, México, Argentina, Chile y Perú.

En las dos mayores, Brasil y México la baja será de -8 % y -7,5 %, respectivamente; en Argentina -7,3 % (ya sufría una profunda crisis por la peyorativa gestión de la administración de Mauricio Macri que dejó a la nación completamente endeudada).

La cifra de Chile, país que también padece las consecuencias del régimen neoliberal de Sebastián Piñera,   bajará -10 % y Perú, -12 %, estima el Banco Mundial.

Son varias las causas que han llevado a América Latina a esta asfixiante situación y la principal ha sido la imposición de las políticas neoliberales que han enriquecido a unos pocos en detrimento de millones de pobladores; la proliferación de la privatización de activos y empresas estatales y la poca voluntad política de las capas dirigentes que se adueñaron del poder en algunos países bajo la orientación y las directivas emanadas desde Washington.

Brasil, desde que fue derrocada Dilma Rousseff por un golpe de Estado parlamentario, las capas pudientes se adueñaron de la nación y hasta eliminaron los programas sociales encausados por los gobiernos de Inacio Lula da Silva y de Rousseff que sacaron a millones de brasileños de la pobreza.

También clausuraron el Más Médico mediante el cual cerca de 20 000 especialistas cubanos atendieron durante cinco años a 113 359 000 pacientes en más de 3 600 municipios brasileños. Ahora la situación se ha revertido y el gigante sudamericano presenta la tasa más alta de infección por coronavirus con alrededor de 810 000 y 43 000 fallecidos.
México, donde los funcionarios de gobiernos anteriores se dedicaron a desbancar al erario público y acumular riquezas personales, sufre ahora las consecuencias de esas políticas con deficientes sistemas de salud para atender a los enfermos por la covid-19.

La actividad económica chilena cayó un 15,5 % en mayo mientras que en el segundo trimestre el PIB del mayor exportador mundial de cobre retrocedió un 13 %, mientras persisten las amenazas de nuevas manifestaciones por las rancias políticas contra la seguridad social y los constantes desempleos provocados por las malas gestiones de Piñera, quien en contraposición ha incrementado su capital a más de 2 800 millones de dólares.

La pandemia también ha colapsado a las economías de Perú, Ecuador y Colombia sobre todo por la paralización de las actividades y la desatención histórica de los diferentes gobiernos a la salud pública por lo que no han podido contrarrestar el avance de la epidemia.

La propagación de la pandemia sin que se haya podido controlar, el abaratamiento de las materias primas (fuente principal de divisas para estos países); deterioro financiero; impedimento para obtener nuevas inversiones extranjeras; la baja en la entrada de remesas y la crisis global aparecen como otras causas que influyen en la estrepitosa caída de la economía regional.

La privatización de la salud pública por la adopción de sistemas neoliberales ha hundido en un verdadero caos a muchas naciones de América Latina sin que Estados Unidos, su máximo propulsor y que aún la mira como su patio trasero, haya intentado ayudarla pues el propio régimen de Donald Trump se encuentra en un enorme atolladero con su sistema de salud colapsado por las privatizaciones que lo han colocado en el centro de la pandemia mundial con 2 200 000 contagiados y más de 116 000 fallecidos.

Latinoamérica necesita un cambio de sistema para el bienestar de sus habitantes pues como ha quedado demostrado, las leyes del mercado no pueden resolver el hambre y la miseria que ha dejado el neoliberalismo.

Hedelberto López Blanch, periodista, escritor e investigador cubano.

Por michaelrogelio - 21 de Junio, 2020, 4:27, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

llama racista a la administración de Donald Trump

Exasesora de Seguridad Nacional de EE.UU, Susan Rice, llama racista a la administración de Donald Trump

| +

Exasesora de seguridad nacional de EE.UU, Susan Rice. Foto: Archivo.

La exasesora de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Susan Rice, llamó hoy a la administración del presidente Donald Trump "racista hasta la médula".

El actual gobierno republicano tiene un historial en materia de raza que "es simplemente vergonzoso", afirmó Rice, tras la renuncia de la secretaria de Estado para Asuntos Legislativos, Mary Elizabeth Taylor, la funcionaria afroamericana de más alto rango en Washington.

En una carta de dimisión enviada al secretario de Estado Mike Pompeo, Taylor escribió que "los comentarios y las acciones del presidente sobre la injusticia racial y los estadounidenses de origen afroamericano van directamente contra mis valores y mis convicciones. Debo seguir los dictados de mi conciencia y renunciar como secretaria adjunta de Estado para Asuntos Legislativos", sostuvo la funcionaria, primera afroamericana y la persona más joven nombrada en ese puesto.

Susan Rice recordó que, en 2017, el mandatario comparó a los manifestantes pacíficos de Charlottesville, Virginia, con los supremacistas blancos a los que llamó 'buenas personas'.

Más acá, en las últimas semanas, Trump menospreció el movimiento Black Lives Matter (Las Vidas de los Negros Importan), dejando claro que esta administración prefiere mantener un legado confederado en vez de una América moderna, dijo Rice.

Al propio tiempo, expresó que los senadores que apoyan a esta administración pertenecen al 'montón de basura de la historia'.

Las declaraciones de la exasesora de Seguridad Nacional se producen cuando el gobernante se enfrenta a una avalancha de críticas por su respuesta a las movilizaciones por el asesinato de George Floyd.

Trump llamó a los manifestantes 'matones' y amenazó con soltarles perros 'viciosos'. Además, dio la orden de desplegar a la Guardia Nacional y el Ejército para sofocar las protestas pacíficas bajo el pretexto de frenar sucesos de violencia y saqueo en varias ciudades.

Rice, quien sirvió en la administración de Barack Obama (2009-2017), aparece como posible compañera de fórmula del demócrata Joseph Biden, en momentos que aumenta la presión sobre el exvicepresidente, para que coloque a una mujer afroamericana en el binomio que enfrentará a Trump, el 3 de noviembre.

(Con información de Prensa Latina)

Por michaelrogelio - 21 de Junio, 2020, 4:03, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

llama racista a la administración de Donald Trump

Exasesora de Seguridad Nacional de EE.UU, Susan Rice, llama racista a la administración de Donald Trump

| +

Exasesora de seguridad nacional de EE.UU, Susan Rice. Foto: Archivo.

La exasesora de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Susan Rice, llamó hoy a la administración del presidente Donald Trump "racista hasta la médula".

El actual gobierno republicano tiene un historial en materia de raza que "es simplemente vergonzoso", afirmó Rice, tras la renuncia de la secretaria de Estado para Asuntos Legislativos, Mary Elizabeth Taylor, la funcionaria afroamericana de más alto rango en Washington.

En una carta de dimisión enviada al secretario de Estado Mike Pompeo, Taylor escribió que "los comentarios y las acciones del presidente sobre la injusticia racial y los estadounidenses de origen afroamericano van directamente contra mis valores y mis convicciones. Debo seguir los dictados de mi conciencia y renunciar como secretaria adjunta de Estado para Asuntos Legislativos", sostuvo la funcionaria, primera afroamericana y la persona más joven nombrada en ese puesto.

Susan Rice recordó que, en 2017, el mandatario comparó a los manifestantes pacíficos de Charlottesville, Virginia, con los supremacistas blancos a los que llamó 'buenas personas'.

Más acá, en las últimas semanas, Trump menospreció el movimiento Black Lives Matter (Las Vidas de los Negros Importan), dejando claro que esta administración prefiere mantener un legado confederado en vez de una América moderna, dijo Rice.

Al propio tiempo, expresó que los senadores que apoyan a esta administración pertenecen al 'montón de basura de la historia'.

Las declaraciones de la exasesora de Seguridad Nacional se producen cuando el gobernante se enfrenta a una avalancha de críticas por su respuesta a las movilizaciones por el asesinato de George Floyd.

Trump llamó a los manifestantes 'matones' y amenazó con soltarles perros 'viciosos'. Además, dio la orden de desplegar a la Guardia Nacional y el Ejército para sofocar las protestas pacíficas bajo el pretexto de frenar sucesos de violencia y saqueo en varias ciudades.

Rice, quien sirvió en la administración de Barack Obama (2009-2017), aparece como posible compañera de fórmula del demócrata Joseph Biden, en momentos que aumenta la presión sobre el exvicepresidente, para que coloque a una mujer afroamericana en el binomio que enfrentará a Trump, el 3 de noviembre.

(Con información de Prensa Latina)

Por michaelrogelio - 21 de Junio, 2020, 4:03, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

Crisis económica en tiempo de pandemia

Crisis económica en tiempo de pandemia: Se acerca una marejada de quiebras en Estados Unidos

Por: Mary Williams Walsh
| + |

Los expertos prevén tantas presentaciones de bancarrotaas en los próximos meses que los tribunales podrían tener dificultades para salvar los negocios que vale la pena salvar.

Ilustración: Monica Garwood

Las empresas grandes y pequeñas ya están sucumbiendo a los efectos del coronavirus. Incluyen nombres familiares como Hertz y J. Crew y compañías de energía comparativamente anónimas como Diamond Offshore Drilling y Whiting Petroleum.

Y la ola de quiebras se hará más grande.

Edward I. Altman, el creador del puntaje Z , un método ampliamente utilizado para predecir los fracasos comerciales, estimó que este año establecerá fácilmente un récord para las llamadas mega bancarrotas: presentaciones de empresas con una deuda de $ 1 mil millones o más. Y espera que el número de quiebras simplemente grandes, al menos $ 100 millones, desafíe el récord establecido el año después de la crisis económica de 2008.

Incluso un repunte significativo en la actividad económica en los próximos meses no lo detendrá, dijo Altman, profesor de finanzas, emérito Max L. Heine, en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York. "Las compañías realmente perjudiciales están demasiado lejos para ser salvadas", dijo.

Muchos se tambalean al borde. Chesapeake Energy, una vez la segunda compañía de gas natural más grande del país, está luchando con una deuda de alrededor de $ 9 mil millones. Tailored Brands, el padre de Men's Wearhouse, Jos. A. Bank y K&G, reveló recientemente que también podría tener que solicitar protección por bancarrota. Lo mismo hizo Weatherford International, una compañía de servicios petroleros que surgió de la bancarrota solo en diciembre.

El año pasado, más de 6,800 compañías solicitaron protección por bancarrota bajo el Capítulo 11, y este año seguramente tendrá más. La avalancha de peticiones de la peor recesión económica desde la Gran Depresión podría hundir el sistema, haciendo que sea más difícil salvar a las compañías que pueden ser rescatadas, dijeron expertos en bancarrota.

La mayoría de las empresas de buen tamaño que se declaran en bancarrota intentan reestructurarse, elaborando acuerdos de pago para sus deudas para que puedan permanecer abiertas. Pero si un plan no se puede elaborar, o no tiene éxito, se puede liquidar en su lugar. El equipo y la propiedad se venden para pagar deudas, y la empresa desaparece.

Hertz tuvo problemas incluso antes de la pandemia, incluida una adquisición hace ocho años y el aumento de los servicios de transporte. Foto: Cindy Ord / Getty Images

Sin una reforma en el sistema, "anticipamos que una fracción significativa de las pequeñas empresas viables se verán obligadas a liquidarse, causando pérdidas económicas altas e irreversibles", dijo un grupo de académicos en una carta al Congreso en mayo. "Los trabajadores perderán empleos incluso en negocios que de otra manera serían viables".

Entre sus sugerencias: aumentar los presupuestos para retirar jueces retirados y contratar más empleados, y dar a las empresas más tiempo para elaborar planes viables para evitar que se vendan por partes.

"Los plazos ajustados pueden dar lugar a planes de reestructuración demasiado optimistas y posteriores modificaciones que congestionarán los tribunales y retrasarán futuras recuperaciones", escribieron.

La pandemia, con sus bloqueos, que acaban de comenzar a disminuir, fue suficiente por sí sola para someter a algunas empresas. La cadena de gimnasios 24 Hour Fitness, por ejemplo, se declaró en bancarrota esta semana y dijo que cerraría 100 ubicaciones debido a problemas financieros que su director ejecutivo atribuyó por completo al coronavirus .

Pero en muchos casos, la crisis del coronavirus expuso problemas más profundos, como las enormes deudas acumuladas por compañías cuyos modelos de negocio ya estaban luchando para lidiar con los cambios en el comportamiento del consumidor.

Hertz se ha visto afectado por la deuda creada en una compra apalancada hace más de una década, y se le sumó con la adquisición de Dollar Thrifty en 2012. Como estaba luchando contra competidores directos, el ascenso de Uber y Lyft volcó aún más el auto alquilado industria.

J. Crew y Neiman Marcus llevaban grandes cargas de deuda de compras apalancadas por empresas de capital privado mientras luchaban por lidiar con las preferencias cambiantes de los compradores que compran cada vez más en línea.

Las compañías de petróleo y gas como Diamond y Whiting tomaron grandes préstamos para expandirse cuando los precios de los productos básicos eran mucho más altos. Esos precios comenzaron a caer a medida que aumentaba la producción, y se hundieron aún más cuando Rusia y Arabia Saudita entraron en una guerra de precios poco antes de que comenzaran los cierres económicos.

(Y luego hay casos que no tienen nada que ver con la pandemia pero que, sin embargo, requieren tiempo y energía en los tribunales. Borden Dairy , una compañía de Dallas con una historia que se remonta a 1857, se declaró en bancarrota en enero, víctima de la caída de los precios , costos crecientes y gustos cambiantes.)

Borden Dairy no necesitaba la pandemia para llevarlo a la bancarrota, pero sus casos y otros solo se sumarán a la lista de tareas pendientes de los tribunales. Foto: Tony Dejak / Associated Press

Una serie de valores predeterminados parece casi inevitable. A fines del primer trimestre de este año, las compañías estadounidenses habían acumulado una deuda de casi $ 10.5 billones, con mucho desde que el Banco de la Reserva Federal de St. Louis comenzó a rastrear la cifra al final de la Segunda Guerra Mundial.

"Una explosión en la deuda corporativa", dijo Altman.

Tener muchas más deudas con las que lidiar es probable que convierta las próximas bancarrotas en una experiencia contundente para los acreedores no garantizados, que pueden incluir a jubilados con pensiones o beneficios de salud, vendedores que esperan ser pagados, demandantes cuyas demandas se cortan y, a veces, incluso los trabajadores actuales. . Si una empresa se declara en quiebra con más deudas garantizadas que el valor de sus activos, los acreedores garantizados, incluidos los inversores buitres que compraron la deuda por una canción, pueden salirse con prácticamente todo.

Las sumas en juego en algunos de estos casos serán enormes. Altman espera al menos 66 casos con más de $ 1 mil millones en deuda este año, eclipsando la marca de 49 de 2009. También predijo 192 quiebras que implican al menos $ 100 millones en deuda, lo que solo superaría el récord de 242 de 2009.

Robert J. Keach, director del Colegio Americano de Quiebras, dijo que muchas compañías hasta ahora habían logrado posponer la bancarrota acumulando efectivo y conservándolo lo mejor que podían: retirar líneas de crédito existentes, suspender trabajadores, retrasar proyectos y aprovechar de programas federales y estatales de alivio de pandemias.

Pero cuando esos programas caduquen, las compañías comenzarán a gastar su efectivo. Es entonces cuando es probable que las solicitudes de quiebra se disparen y se mantengan elevadas, dijo Keach.

Espere "un acantilado Covid-19" en los próximos 30 a 60 días, dijo.

Las compañías que recibieron préstamos bajo el Programa Federal de Protección de Cheques de Pago pueden estar esperando para presentar, dijo el Sr. Keach, quien practica la ley de bancarrota con la firma de Bernstein Shur en Portland, Maine. Los préstamos pueden convertirse en subvenciones si las compañías cumplen ciertos requisitos, y si los prestatarios pueden posponer la bancarrota hasta que estén seguros de que no tendrán que devolver el dinero, tendrán más efectivo cuando presenten la declaración.

Esa es una consideración importante, porque el Capítulo 11 es costoso. Una empresa en quiebra debe pagar los honorarios de los abogados y otros profesionales que la ayudan a reorganizarse, así como los honorarios de quienes asesoran a los comités oficiales de acreedores.

Las recomendaciones de los expertos al Congreso siguen una línea muy fina. Sugieren dar a las empresas más tiempo para elaborar planes de reorganización, a pesar de que se supone que los casos del Capítulo 11 se muevan rápidamente para que las empresas en bancarrota no gasten su efectivo antes de reorganizarse.

En general, cuanto más tiempo una empresa permanezca en bancarrota, mayores serán las posibilidades de liquidación. Y eso aumenta la probabilidad de que los problemas de la compañía se extiendan: los proveedores de materias primas podrían retirarse si un fabricante languidece en bancarrota, y las tiendas más pequeñas en líneas de negocio completamente diferentes pueden sufrir si un ancla de un centro comercial no puede permanecer abierta.

Estos riesgos son reales, dijo Robert E. Gerber, quien se retiró en 2016 como juez de bancarrota en el Distrito Sur de Nueva York. Uno de sus casos fue la quiebra de General Motors en 2009, que se movió a la velocidad del rayo para evitar que el fabricante de automóviles se hundiera definitivamente.

"Si GM hubiera fallado, Dios sabe cuántas compañías en la cadena de suministro habrían fallado, y esto se habría disparado terriblemente", dijo Gerber, quien ahora es asesor legal de la firma Joseph Hage Aaronson. La cascada habría eliminado los cheques de pago a los trabajadores en toda la cadena de suministro, amenazando a otras empresas e incluso a las finanzas de los gobiernos locales que cuentan con ellos para obtener ingresos fiscales.

Eso, dijo Gerber, hace que sea imperativo que el sistema de bancarrota tenga los recursos para lidiar con la próxima oleada de casos.

"La bancarrota no puede imprimir dinero para esas compañías", dijo, "pero puede dar a un buen número de ellas una posibilidad de supervivencia".

(Tomado de The New York Times / Traducción revisada de Cubadebate)

Por michaelrogelio - 21 de Junio, 2020, 3:42, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

POBREZA Y CORAVID

POBREZA Y CORAVID

Con el desarrollo del coronavirus, nuevos datos han emergido sobre la pobreza y la desigualdad; organismos e instituciones ofrecen diferentes números sobre el tema, pero coinciden en que resultan preocupantes.  El  Banco Mun­dial señala que más de 700 millones de personas viven en extrema miseria,   que representan más del 10% de la población, informes  de Naciones Unidas suscriben que uno de cada cinco habitantes del mundo vive en situación de penuria, no tienen acceso a saneamiento, agua potable, electricidad, educación básica o de salud, además de soportar carencias  incompatibles con una vida digna,  7 de cada 10 que mueren de hambre son féminas.

 

La economía global no ha crecido por encima del 2% anual desde la crisis de 1998 y en algunas regiones ha decrecido o el incremento ha sido tan bajo que no garantiza el desarrollo; 17 mil niños mueren cada día de enfermedades curables, mientras que los gastos militares anuales ascienden a más de 1,7 millones de millones de dólares.   cada cinco segundos un menor de diez años murió de hambre o de sus secuelas inmediatas, de los 70 millones de muertes anuales, 14,8 millones se producen por conflictos vinculados a carencias alimenticias.  

 

La pobreza está íntimamente ligada al hambre y la malnutrición, de ésta última más de 820 millones de vidas la sufren, particularmente en África y América del Sur, donde nuevos datos indican que la grave inseguridad alimentaria están en aumento.  No hay que confundir hambre y desnutrición; puede satisfacerse el deseo de comer, pero que no aporte los requerimientos alimenticios necesarios y eso origina en muchos casos la muerte o enfermedades graves y mentales y hoy se sabe que la humanidad por lo general está desnutrida y carece de micronutrientes clave, afecta a 155 millones de niños menores de cinco años y de ellos 122 millones con retraso del crecimiento viven en lugares en conflicto, produce anemia en las mujeres en edad reproductiva o sobrepeso en las adultas y los progresos respecto a las metas evolucionan con lentitud. 

 

En Latinoamérica los niveles muestran una leve tendencia al alza, por el escaso crecimiento, mayor presión inflacionaria y disminución de la capacidad para generar y formalizar empleos; según un estudio de CEPAL vive en indigencia un 2%, 22% en pobreza y 17% en vulnerabilidad y el porcentaje se incrementa entre indígenas, afrodescendientes, discapacitados, adultos mayores, mujeres y niños.

Se trata también de desigualdades; en el planeta funciona un 'orden mundial caníbal'. Las 500 mayores empresas transcontinentales privadas controlaron el 52,9% de todas las riquezas producidas, el 20% de los individuos del planeta está excluido de la gran explosión de consumo, una quinta parte de los países de mayor ingreso cubre el 68% del total de los gastos en el consumo, mientras que igual proporción de los más pobres lo hace sólo en un insignificante 1,3%.

Un informe de la OXFAM analiza las diferencias y plantea que los gobiernos pueden y deben construir una economía humana y que beneficie al 99%, no solo al 1%; también expone que el 82% de la riqueza mundial quedó en manos del 1% más rico, el 50% vive en penuria y no percibió ninguna mejora en sus finanzas, así como que en América Latina y el Caribe el 10% más rico acapara el 68% de la riqueza total y las fortunas de los milmillonarios se incrementaron en 155 mil millones de dólares, lo que sería suficiente para acabar casi dos veces con el hambre y la mala nutrición en la zona; la tierra se encuentra cada vez más concentrada y sometida a un modelo de extracción y explotación de los recursos naturales que ha acentuado la desigualdad.

 

La Organización Internacional del Trabajo publicó que en las naciones emergentes y en desarrollo hay al menos 159 millones de desempleados y otros 730 millones que no poseen un trabajo oficial.  Otros revelan que, en zonas urbanas, muchos viven en condiciones de hacinamiento masivo, violencia y marginalidad; no tienen acceso a servicios básicos; en las áreas rurales más de la mitad de la población los carece, lo que eleva los riesgos de muerte por diarrea, cólera, fiebre tifoidea y otras enfermedades transmisibles.

La ruptura de la cadena productiva a escala mundial y el consiguiente perjuicio al comercio internacional y la supresión del turismo, disminuirán los PIB, se incrementan los gastos ineludibles de salubridad pública que distorsionarán los presupuestos; puede  acarrear disminuciones de 15% o más en los  avanzados y principales de los mercados emergentes y en un 25%  en  los medianos  y  mientras más tiempo se mantengan las limitaciones a la circulación mercantil y de individuos, mayor será la afectación, entrando en una profunda e inevitable recesión que hace más difícil volver a la “normalidad”. 

La pandemia podría empujar a la extrema pobreza a 60-80 millones de personas, 49 millones de ellas sólo en 2020, de acuerdo con un reporte conjunto de 36 organizaciones internacionales lanzado por el Comité para la Coordinación de Actividades Estadísticas. Asimismo, el comercio mundial cayó 3% en el primer trimestre del año, y se espera una baja de 27% en el lapso siguiente, en el que influye el precio de los productos básicos, registrando contracciones sucesivas de 1.2%, 8.5% y 20.4% en los tres primeros meses de 2020 y en el turismo una contracción de entre 60% y 80%.

 

De tal modo, y según los estimados más recientes del FMI, los pronósticos de la evolución mundial en este año llevarán globalmente a una   caída del 3% en el PIB, con significativos impactos en Estados Unidos (-5.9%), la Unión Europea (-7%), Japón (-5.2%) y Rusia (-5.5%) y un crecimiento de 1.2% en China y 1.9% en la India, entre los más grandes. En el caso de América Latina y el Caribe, se pronostica una caída de -5.2%, similar al -5.3% previsto por la CEPAL.

 

Entre las consecuencias macroeconómicas más importantes identificadas hasta el momento, se aprecian en los pronósticos de caída de la inversión extranjera directa (30-40%); la reducción del comercio mundial (12.9-31.9%), la disminución de hasta 30% del turismo, a lo que se añade un posible descenso del 19.7% en las remesas enviadas a los de ingresos bajos y medios.

 

Ell Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)  alertó que   la  plaga de COVID-19 podría ser más grave aún que la crisis financiera de  2007-2009, los retrocesos en aspectos fundamentales del desarrollo humano se están dando ya en la mayoría de todas las regiones, por ejemplo, el cierre de escuelas indican llevará a la desescolarización global a niveles desconocidos desde la década de 1980.   Las previsiones apuntan a que la caída del desarrollo humano será mucho mayor en los países en desarrollo, que cuentan con menos medios para gestionar los efectos.

 

Los ministros de Salud de las principales economías reconocieron las debilidades de la comunidad en la prevención y frente a este tipo de situaciones, subrayando la necesidad de mejorar la eficacia de los procedimientos. 

 

La epidemia va a proseguir su marcha y empieza a tener dimensiones extraordinarias. Lo que está ocurriendo supone un freno y demuestra la globalización del mundo, se han estremecido los mercados por los efectos en dominó y su desenlace es muy alarmante.

 

Nunca se podrá alcanzar la equidad y la justicia basada en dinero y controlada por banqueros y los bancos centrales pueden imprimir miles de dólares para ellos y solo uno para el ciudadano, saltándose todas las leyes que les parezcan oportunas.  La pandemia es una tentación que invita a la represión, a la vigilancia totalitaria, a la regresión nacionalista y es instrumentalizada para justificar las ambiciones autoritarias.

 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió que se "está convirtiendo en una crisis de derechos humanos”; existe discriminación en la prestación de servicios públicos ante las desigualdades estructurales, aumento del discurso de odio, ataques contra grupos vulnerables y los riesgos en las medidas de seguridad implementadas.  Textualmente señaló “La crisis puede proporcionar un pretexto para adoptar medidas represivas con fines no relacionados, al padecimiento y una oportunidad para el creciente etno-nacionalismo, populismo, autoritarismo y el retroceso en los derechos humanos de algunas naciones”, así como que las medidas de emergencia deben ser legales, proporcionadas, necesarias y no discriminatorias.

 

América Latina, la región más desigual del capitalismo,  aún no ha encontrado su modelo de desarrollo sustentable; sigue dependiendo de sus exportaciones, sujetas a los intereses de las naciones metropolitanas y a las oscilaciones del mercado, sus índices vuelven a resultar preocupantes; hay más necesitados, desempleados y hambrientos,  el crecimiento de la etapa neoliberal no va más allá de la mitad del obtenido con políticas desarrollistas, no tenía deuda al inicio de la postguerra y actualmente es la más alta por habitante, sus indicadores permanecen inferiores a aquellas de los primeros decenios posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

 

Con la instalación de gobiernos progresistas, millones de latinoamericanos salieron de la escasez, pero los que salieron y no lograron incluirse en la clase media, podrían perder lo poco que obtuvieron, en especial donde  han ocurrido golpes parlamentarios y aquellos gobernados por presidentes neoliberales.  El recorte de las políticas sociales actual ha influido en un re empobrecimiento, siendo los más desiguales: Honduras, Colombia, Brasil, Guatemala, Panamá y Chile.

 

En esta coyuntura se hace más pertinente y decisiva la solidaridad y el fortalecimiento de la integración de América Latina y el Caribe, porque de ella depende la supervivencia de su soberanía y por ello, espacios de articulación política e integración como el ALBA y la CELAC, instrumentos fundamentales para defender los procesos progresistas y enfrentar los planes imperiales.  

 

Sus pueblos deben volver a jugar un rol activo hacia esa nación humana que lucha por el fin de las preeminencias y el sojuzgamiento. La paz, la cooperación y colaboración, la reivindicación de la soberanía arrebatada, el rechazo a la colonización económica, política y cultural, la reparación por siglos de vejación, la solución dialogada de controversias y la integración de las diversidades, es el futuro que merecen los seres humanos.

 

Hace siglos que la humanidad contrajo una especie fatal de enfermedad que se llama el capitalismo. Es probable que surja una recomposición del mapa geopolítico donde los más debilitados tengan que ceder su lugar a los que terminen menos dañados, pero sería necesario entender que es el momento de la ciencia y la cooperación, no de ninguna guerra de cualquier tipo.

 

El mundo pos pandemia será de profundización de la decadencia del imperio y de posibilidad de construcción de uno más justo, más solidario, más colaborativo, que avance hacia el socialismo

 

Hasta Pronto

 

Lic. Michael Vázquez Montes de Oca

 

2020

 

 

 

 

 

 

 

Por michaelrogelio - 21 de Junio, 2020, 1:56, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

EXPERIENCIAS QUE DEJA LA PANDEMIA

En este artículo se pretenden reiterar algunas características de hechos que constituyen experiencias que no se deben ignorar y entre las fundamentales se encuentran la necesidad de un fortalecimiento de los gobiernos ante la tendencia neoliberal a su debilitamiento y cambiar el modelo por uno que combata frontalmente a la pobreza, la sobreexplotación de los recursos naturales y el cambio climático.

 

También se ha evidenciado la conveniencia de actuar con mayor racionalidad, reducir el consumismo y una mayor colaboración entre los países y las instituciones.  

 

Se prevé un fuerte empeoramiento y se producirá, como mínimo, una ralentización de la globalización, con la reducción de flujos comerciales y de la inversión directa extranjera. La dimensión de los intercambios comerciales entre las naciones tendrá un fuerte impacto a la baja; se manifiesta la vulnerabilidad de los socios comerciales, particularmente de China, con una inevitablemente relocalización de los proveedores y diversificación de los mercados actuales, disminución del consumo, incluido el petróleo y las materias primas, agravando la recesión y paralelamente aumenta el comercio de alimentos y medicamentos de última generación.

 

Los riesgos de depender de abastecimientos exteriores para productos estratégicos y esenciales se han puesto de relieve, argumentándose que hay que renacionalizar o acortar las cadenas de valor, las que van a ocupar un papel clave  con un punto central de discusión en las ventajas económicas de la multiplicidad de abastos, frente al peligro que supone la dependencia desde localizaciones alejadas.

 

Entre las consecuencias macroeconómicas más importantes identificadas hasta el momento, se aprecia la caída de la inversión extranjera directa; la reducción del comercio mundial y del turismo, a lo que se añade un posible descenso en las remesas hacia los países de ingresos bajos y medios.    En el comercio al por menor, el cierre temporal puede resultar terminal para las tiendas que no volverán a abrir y para sus trabajadores y propietarios los resultados serán catastróficos. 

 

Previsiblemente se reforzará la regionalización del comercio o producción en proximidad, es decir, en localizaciones cercanas y confiables; para los europeos el marco geográfico de máxima seguridad está muy claro: dentro de sus fronteras.  Los gobiernos tendrán que reevaluar cuáles son es indispensables para asegurar una producción nacional y algunos expertos consideran que se vivirá una reindustrialización de Europa y Estados Unidos, debido a los efectos de las cadenas de suministro en muchas compañías.

 

De cualquier forma, habrá una fractura sensible de la globalización, pero esta inevitablemente persistirá porque hoy son importantes los intercambios de tecnología, académicos, científicos, culturales, deportivos y turísticos, entre otros imperativos de la humanidad.    Las fuerzas políticas antiglobalización, que ya estaban creciendo, serán probablemente reforzadas.

 

A escala mundial se reducirá el empleo y  los salarios y el aumento de precios de los bienes y servicios, dando como resultado una menor capacidad adquisitiva, más pobreza, hambre y muertes,  que podrían aumentar significativamente si no se adoptan medidas para garantizar que los más endebles tengan acceso a los alimentos,  incluso en caso de encontrar otros desempeños, por ejemplo, volver a la agricultura y las clases dominantes intentarán aprovechar este escenario para profundizar la flexibilización laboral, buscarán instrumentar la “doctrina del shock”, tratando de forzar el achatamiento de los salarios.

 

Mejoró la calidad de las aguas y el aire y, coincidentemente, propició una mayor presencia de especies animales amenazadas de extinción. Como resultado de la reducción de la actividad industrial a escala global se redujo también la contaminación ambiental y aumentó la capa de ozono,

 

Los cambios en el turismo internacional y el transporte aéreo limitarán el número de sus usuarios, aumentando el precio de estos servicios; las actividades internacionales, culturales y deportivas se reducirán acudiéndose más al uso de los medios electrónicos.   La recuperación acelerará la digitalización y la automatización del trabajo.

 

Se están tomando medidas económicas, fiscales y monetarias que implican aumentar el gasto social, provisión de líneas de crédito para evitar el desabastecimiento de bienes básicos, entre otras, pero los problemas de la acumulación patrimonial no se resolverán con reformas fiscales, ni con el aparato del estado arrodillado ante las oligarquías o con más hospitales o escuelas ni más de lo mismo.  Algunos aprovechan la epidemia para limitar los derechos y la lucha de los pueblos, asumiendo poderes dictatoriales, en tanto existen analistas que están manejando criterios que cuestionan los excesos del consumismo, la rapiña capitalista y lo perentorio de procurar una sana intervención en la organización de las sociedades.

 

Si se pretende salir desde la lógica neoliberal el desastre será aún mayor que el generado por la pandemia. Sus efectos impactan de manera más sensible a los que menos tienen, no sólo en materia de salud sino también en lo referido a establecer el aislamiento obligatorio y la paralización afecta los limitados ingresos de los trabajadores sin empleo o informal. 

 

Parece sensato seguir la receta de aquellos económicamente heterodoxos, como los escandinavos, que no parecieran ser dignos de atención, pero resulta imposible seguir ignorándolos. La crisis plantea desafíos estructurales, que van desde iniciativas como nuevos tribunales sanitarios internacionales y formas de detectar y evitar la transmisión zoonótica hasta una redefinición del papel de las instituciones y del reparto de las ganancias a escala global.

 

Quedó a la vista de todos que solo los estados pueden manejar y superar un trance de tamaña escala, pero no serán lo suficientemente fuertes para salir solos. Será necesario que bancos, empresas y firmas financieras contribuyan al mantenimiento de los bienes públicos de los que tanto se han beneficiado, tendrán que asumir la carga, junto con el estado, de ser socios en la salud colectiva de los ciudadanos y contribuir a la investigación, a la preparación para emergencias nacionales y a una inmensa oferta de puestos de trabajo, así como en el esfuerzo colectivo para reconstruir la economía, incluso a costa de menores beneficios.

 

Ante la discusión sobre quién hegemoniza el nuevo orden y por eso la guerra comercial o las respuestas nacionalistas y proteccionistas, que son llevadas adelante bajo las banderas del neoliberalismo, algunos estiman que  se acelerará  el cambio de poder e influencia del Oeste al Este  "de una globalización centrada en Estados Unidos a una más centrada en China. Las  protestas populares, por el momento,  quedarán en una suerte de cuarentena.

 

Habrá otras catástrofes, extrañaría mucho que en los próximos años no hubiese ecológicas importantes y posibilidades de un choque económico con reacciones de tipo fascista. Ya se manifiestan nuevas formas, conceptos y líneas de acción del fascismo, que se considera omnipotente, conlleva a más fragilidad y eso implica el peligro de que las ideologías de odio se expandan, que las libertades sean coartadas y que los pocos logros socioeconómicos conseguidos sufran mayor retroceso.  

                                                                                 

Lo más urgente es la reorientación hacia el mercado interno y desvincularlo de los vínculos mundiales a través de una política comercial progresiva, una industrial agresiva y una agrícola que promueva la autosuficiencia y soberanías alimentarias. La creación de empleo es el criterio más inmediato y la construcción, la agricultura, la producción y comercialización de alimentos serán las primeras que reciban el banderazo de reinicio; después vendrán las de piezas, partes, componentes, materias primas y otros insumos que se requieren en las industrias terminales.

 

Regresar a la anterior configuración del mundo es olvidar que se están sacudiendo los cimientos ecológicos que sostienen toda la vida en el planeta. Su reconstrucción, más justo, solidario y colaborativo, sólo puede hacerse colectivamente, mediante la cooperación de las empresas y los estados en medio de una brutal disputa entre neoliberales y antineoliberales.

 

Hay varias tendencias: un retroceso de la mundialización; defensa de las fronteras; retorno del estado protector; auge de las sociedades de la vigilancia; acciones oportunistas, tentación de pescar en río revuelto y que ninguna potencia saldrá reforzada.

 

El antídoto es la solidaridad, la búsqueda de la justicia, el rechazo a la violencia, el racismo y la xenofobia, pero no viene automáticamente, requiere del concurso de todos y cada uno.   Debe interpelarse profundamente el modo de producción y sus relaciones, la tenencia de la tierra, las «concesiones» a la minería, la soberanía de mares territoriales, el derecho de los pueblos a disfrutar las riquezas naturales, hay que discutir toda la democracia burguesa.  

 

Entre todas las previsiones que circulan sobre el mundo que saldrá de esta crisis, hay una que puede avanzarse sin miedo al error: estará obsesionado por las pandemias.

 

 

Hasta Pronto

 

Lic. Michael Vázquez Montes de Oca

 

 2020 

Por michaelrogelio - 21 de Junio, 2020, 1:51, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

LA GEOPOLITICA Y EL COVID-19

LA GEOPOLITICA Y EL COVID-19

 

Muchos analistas coinciden en que el Covid-19 dejará un mundo distinto, afianzando una nueva repartición de las esferas de influencia y las fuerzas dominantes.

 

Una de las principales debilidades bajo la pandemia fue su interconexión sin límites,  que hizo del planeta un mercado sin fronteras y el fetiche de la iniciativa privada que anuló casi por completo la inversión pública; los  estados nacionales perdieron casi todos sus elementos constitutivos y los  agentes neoliberales endosaron a la humanidad con su promesa del paraíso terrenal inminente fruto del libre mercado, al grado que se abandonó su rol protagónico; sus empresas estratégicas y servicios públicos fueron desestatificados, en muchos casos. Llegó la desgracia con impactos y secuelas que aún están lejos de constatarse y ha dado un protagonismo repentino a los gobiernos, en el que subyace un cambio de paradigma.

 

El ministro de Finanzas francés fue uno de los primeros en alertar la dependencia que tienen de China los países occidentales y aseguraba que “habrá un antes y un después del coronavirus”, que llevará a repensar el sistema económico y la globalización, con una mejor organización de la cadena de valores y relocalización de ciertas actividades estratégicas.

 

La crisis sanitaria global transforma el entorno geopolítico, Estados Unidos, Francia, España, Italia, Alemania, y otro grupo de países han perdido su protagonismo, se hacen visibles los aprietos capitalistas y por eso la guerra comercial o las respuestas proteccionistas de Trump, Brexit, Bolsonaro y varios regímenes derechistas, que son llevadas adelante bajo las banderas del neoliberalismo

 

Europa como unión protectora ha fallado, ha sido incapaz de responder de manera conjunta y multilateral al drama humano y social que la abate y ante un desafío sanitario tan crucial y con la primera secesión de la Unión Europea (el Brexit del Reino Unido), el sueño europeo no ha funcionado y era probablemente la última oportunidad.  A esa Unión insolidaria con sus socios más frágiles y carcomida por dentro por los populistas y extremistas de derecha, se le pronostica que va a experimentar una recesión del 7,7 % este año, acompañada de una caída de la inflación (0,2%) y un aumento del desempleo (9,6 %), donde mostrarán una caída del PIB: Grecia con 9,7%, España 9,4%. e Italia 9,5%.

 

En política internacional, la pavorosa gestión del presidente Donald Trump asesta un golpe muy duro a su país que no ha sabido ayudarse ni ayudar a nadie. El país norteño ha renunciado a encabezar la lucha sanitaria, a ayudar a los enfermos, está causando decenas de miles de muertos y la situación se puede agravar porque unos veintisiete millones de personas (8,5% de la población) no poseen seguro médico y otros once millones son trabajadores ilegales, sin documentos, que no se atreven a acudir a los hospitales.

 

El devenir del nuevo orden podría estar jugándose en estos momentos. Cambiará el mundo para siempre, se detendrá la globalización, provocará el ocaso estadounidense, aumentarán ideas nacionalistas, creará un régimen más sostenible y cuanto más tiempo dure la situación, menos se parecerá el futuro al pasado. No se sabe cuánto tiempo estará deprimida la actividad económica, cuánto tardará en recuperarse o si se recuperará.

 

La mayoría de los análisis coinciden en que lo posterior será diferente y entre los cambios trascendentales se fomentará o acelerará la transición de un orden uni polar y globalista a uno nuevo, pluri polar y multi céntrico, en el que China, Rusia y Estados Unidos definirían grandes zonas de predominio y sistemas de alianza con otros menores de carácter regional.

 

Los Estados Unidos pudieran continuar siendo gigantescos, conservarían ambas orillas del Atlántico y de la mano de sus aliados europeos, sobre África y la cuenca del Mediterráneo, con la complicidad de Israel y las monarquías del golfo, una presencia clave en el occidente de Asia,  garantizando el dominio  sobre buena parte del petróleo y por otro lado con Japón, Corea del Sur y Australia y de ser así estarían cediendo el control en las  rutas comerciales más importantes y los recursos minerales que se encuentran en territorio continental asiático.   

 

El mejor escenario para Rusia y China, que han consolidado su rol internacional prestando asistencia a muchos países desbordados por el colapso de su sistema sanitario, restringiría a Estados Unidos hasta la llamada anglo esfera que significaría básicamente el Atlántico norte con Canadá y México, el Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y sus territorios extra continentales, siempre en sociedad con Japón y Corea del Sur, que por razones históricas no girarían geopolíticamente, teniendo con el resto de Europa una relación más tensa y distante.

 

Esta reconfiguración implicaría que Rusia además de reinar en el Ártico recuperaría buena parte de influjo en Europa oriental, India abandonaría su postura ambivalente y terminaría de alinearse y el norte de África en alianza con Irán, aunque con la notable excepción de Israel; el gigante asiático recuperaría Taiwán, consolidaría sus dominios en el mar de China en un tenso equilibrio con Japón y Corea del Sur y al menos una parte de África.  Ambos tendrían además relaciones estratégicas que permitirían la consolidación del cinturón y la ruta, controlando de esta forma el centro de la economía global.

 

Para América Latina hay dos posibilidades: En la primera, seguiría  siendo el  patio trasero de los “gringos”, condenada a las relaciones de dependencia económica y sumisión política y social y en la segunda,   es muy probable que continúe como aliada sumisa e incondicional la mayoría de Centroamérica, Colombia, Perú y Chile con la posible excepción de Ecuador y Bolivia, aunque no es descartable  la esperanza  de Chile y Colombia, en los que sus pueblos  luchan, se levantan y un milagro es posible.

 

La esperanza de una Latinoamérica con un rol más importante en el nuevo orden, depende de salvar y consolidar el progresismo en Cuba, Nicaragua, Venezuela, Brasil, Uruguay y Argentina y avanzar hacia una verdadera integración social, política, económica y militar, que permita crear y controlar una zona que cubra el Caribe con el triángulo Cuba-Nicaragua-Venezuela y en el Atlántico central y sur con el eje Venezuela-Brasil-Uruguay-Argentina y además requerirá integración extra continental.  Rusia y China han demostrado ser sustancialmente diferentes, al ser más respetuosos de la soberanía, la identidad y la libre determinación, brindando oportunidades reales de desarrollo de la producción e industrialización nacional, con transferencia tecnológica y sin injerencia en los asuntos internos, y actualmente representa una mejor oportunidad para ir construyendo la patria grande y para alcanzar el merecido lugar en la historia.

 

Son terribles las implicaciones y mayúsculo el desafío en lo político, económico y social para Latinoamérica por su flaqueza, debilidad en la mayoría de los medios de salud, desplome de los precios de las materias primas, masivas salidas de capital, devaluaciones de las monedas y caídas de las bolsas. El impacto en las cadenas globales de valor hará que el desempleo crezca, aumentando también la pobreza y esté condenada a la recesión para este año.

 

China, ha conseguido recobrarse, parece sobreponerse al trauma y  podría reducir sus vastas tenencias de bonos del tesoro estadounidenses en respuesta al resurgimiento de las tensiones comerciales y a una guerra de palabras sobre los orígenes y el manejo del brote del coronavirus y se dice que funcionarios de la Casa Blanca han debatido varias medidas para compensar el costo de la plaga, incluyendo la eliminación de parte o toda la deuda de casi 1,1 billones de dólares que tienen con China. Mientras tanto, el economista jefe de Deloitte recomendó que "Rusia y China se alejaran del dólar" porque "puede ser convertido en un arma del gobierno americano, refiriéndose a la práctica de excluir a individuos, empresas y gobiernos extranjeros del sistema mundial de liquidación de transacciones financieras en dólares, lo que complica enormemente su capacidad para realizar negocios.

 

El comercio internacional se ha reducido y se estima caerá en 2020 entre un 13 y un 32%, los precios de las materias primas se han desfondado y para las economías de los países exportadores del sur -donde viven los dos tercios de los habitantes del planeta- es una coyuntura devastadora. Al derrumbe de las exportaciones, hay que añadir, el cese de los aportes del turismo, con una caída en el primer trimestre de 22%, que podría incrementarse entre 60 y 80% al finalizar el año y la drástica disminución de las remesas de los emigrantes afectados por la pérdida de empleo en los países ricos paralizados por la plaga; los tres principales recursos de los países del Sur se desploman y los que habían conseguido integrar la clase media corren ahora el peligro de recaer en la pobreza.

 

En ese contexto tan poco alentador, los capitales también han empezado a desertar en masa de los países en desarrollo, se estima que, desde el 21 de febrero de 2020 hasta finales de marzo, unos 59 mil millones de dólares huyeron, muchas monedas se han hundido y todas las importaciones, valdrán ahora más caras.

 

Lo más previsible es que cuando pase la pandemia en varias de las naciones fragilizadas y arruinadas se produzcan fuertes sacudidas sociales y una desesperada estampida de emigración salvaje hacia países donde se estará lidiando con las dolorosas consecuencias; los nuevos emigrantes no serán bien recibidos, se alimentará la xenofobia y los odios de los grupos en ascenso de extrema derecha.   

 

El politólogo Ignacio Ramonet señala que las presiones antiglobalizadoras van a ser muy fuertes, en muchos lugares se cuestiona el principio de una economía basada en las importaciones y diversos sectores industriales serán sin duda repatriados, relocalizados. En todo caso la hiper globalización parece herida de gravedad y no es descabellado vaticinar su debilitamiento e incluso su continuidad, bajo la forma ultra liberal del propio capitalismo.

 

Se abre un peligroso vacío, el juego de tronos se relanza peligrosamente.   La tragedia empujará sin duda hacia un nuevo orden económico por lo que es tiempo de debatir con urgencia la situación de los servicios y empresas privatizadas y plantear la nacionalización de los mismos.

 

Un nuevo orden es inevitable, dependerá de la capacidad de lucha de los pueblos para conquistar sus espacios, convertirse en sujetos de su propia historia y ganarse el derecho de escribir y construir su futuro, con la mayor felicidad posible.

 

  

Hasta Pronto

 

Lic. Michael Vázquez Montes de Oca

Por michaelrogelio - 21 de Junio, 2020, 1:44, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

Artículos anteriores en Junio del 2020




<<   Junio 2020    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com